¿Aún no conoces las montañas de Wicklow?

¿Aún no conoces las montañas de Wicklow?

Irlanda es una tierra rica en recursos naturales donde encontrarás paisajes fastuosos hacia donde sea que dirijas tu vista, y una de las vistas que no te puedes perder son las que ofrecen los distintos rincones de las montañas de Wicklow, un conjunto montañoso asentado en una reserva natural cuya extensión supera las 2000 hectáreas.

En este paraíso, que se conoce muldialmente como “el jardín de Irlanda”, posee ríos, valles, bosques y acantilados que asoman al mar, además de caminos para recorrer en calma lo mismo que zonas accidentadas ideales para ciclistas, senderistas y atletas arriesgados de todas las disciplinas que buscan empaparse de adrenalina.

Dónde están las montañas de Wicklow

Las montañas de Wicklow se asientan al suroeste de Dublín, abarcando la zona montañosa visible que se extiende hasta Wexford. De ese modo es que es posible tomar un tour relámpago de un día si vives en Dublín, pues el bullicioso y animado centro de la ciudad se separa de la zona natural por alrededor de 30 kilómetros. La manera más simple de llegar a las inmediaciones del parque desde la ciudad capital y sin auto propio es tomando un autobús que te llevará directo de ida y que puedes abordar luego cuando quieras regresar. Ten en cuenta que este servicio te llevará sólo hasta la zona hospedaje donde encontrarás tiendas, hostales, restaurantes y otros servicios como centrales de taxis. El resto del paseo deberás planearlo y realizarlo por tu cuenta.

Otra opción es tomar cualquiera de los tours planeados de los que salen de varios puntos de Dublín. Estos te llevan de ida y vuelta y te ofrecen varias actividades en distintas zonas del parque. Estos servicios tienen un costo de alrededor de 30 euros por persona.

Lo que puedes hacer en las montañas de Wicklow

Una alternativa para sumergirte en la naturaleza disfrutando de las comodidades de la modernidad es Glendalough, un valle verde donde encontrarás un conjunto de edificios que datan de los siglos VIII y XII los cuales servirían en su momento a la orden monástica de St. Kevin.

Estas torres y palacetes medievales están abiertos al público, por lo que podrás disfrutar de su belleza desde todos sus ángulos. En Glendalough, también verás muchos parajes hermosos en los cuales podrás pasear a pie, montar en bicicleta o tener un picnic al aire libre. Lo mejor es que, a unos minutos de distancia, se encuentra el pueblo principal, donde hay sitios para alojarse, comer, comprar víveres, tomar una cerveza y disfrutar de un show tradicional en total calma.

Vete de cascadas

El variado relieve con valles y elevaciones ha producido rincones mágicos en las montañas de Wicklow. Un ejemplo es la cascada Powerscourt, que se encuentra franqueada por las imponentes colinas de Djouce. La cascada Powerscourt se considera la más alta de la isla y se destaca por ofrecer vistas impresionantes con vestigios de pueblos abandonados antiguos, monolitos prehistóricos y más. La cascada se encuentra en un terreno privado (The Powerscourt House) en donde también encontrarás una mansión palaciega rodeada de jardines de estilo italiano que podrás visitar en tu paseo, pero que deberás reservar aparte.

Visita las dunas

Esta zona es tan basta que encontrarás lo impensable. Dunas de arena a unos cuántos minutos de Enniskerry, el pintoresco pueblo con servicios de todo tipo por el que pasarás de largo para ir a la cascada de Powerscourt. Cerca de Enniskerry encontrarás una carretera que te llevará hasta la costa, donde antes de topar con el mar, verás un extenso terreno famoso por sus dunas. Si te gustan los deportes acuáticos, habrás llegado al sitio correcto, ya que podrás visitar Brittas Bay, una playa perfecta para hacer surf. De aquí a Dublín no harás más de 35 minutos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Comentarios

Su email no sera publicado.